blog

Satya Nadella nació en Hyderabad (India), la capital compartida por los estados de Telangana y Andhra Pradesh. Es el tercer CEO global en los 44 años de historia de Microsoft, lista que incluye al fundador Bill Gates y a Steve Ballmer.

En 1988, a sus 21, emigró a Estados Unidos recién titulado como ingeniero eléctrico por el Instituto de Manipal, en India, para tomar una maestría en Informática en la Universidad de Wisconsin. En 1992, ingresó a Microsoft como desarrollador para Windows NT.

A lo largo de sus casi tres décadas en la firma de tecnología, Nadella ha formado parte de proyectos como Bing, el buscador web de Microsoft, así como el desarrollo y migración de servicios como Windows Server, Microsoft Data Base a su tecnología de nube Azure.

Durante su periodo como CEO, las tres mayores compras que la compañía ha hecho son reflejo de la visión de negocio que busca impregnar al nuevo Microsoft. En
2014 adquirió, por 2.500 millones de dólares, Mojang, el desarrollador sueco de videojuegos responsable de crear el multimillonario título Minecraft. En junio de 2016, firmó la compra. por  26.200 millones, de la red social para profesionales LinkedIn; y en 2018, afianzó su presencia y su interés en el mercado de software abierto al adquirir GitHub, el repositorio web de código abierto más grande del mundo, por 7.500 milllones de dólares.

Satya Nadella ha dejado conceptos muy interesantes que permiten comprender cómo piensa el hombre que logró reconvertir a Microsoft hasta posicionarla como la empresa más valiosa del mundo con un Market Cap de 856.000 millones de dólares.

 

Las frases más inspiradoras de Satya Nadella

“Los cambios de cultura no tienen que ser vistos como un nuevo dogma que le pertenece al nuevo CEO en turno. Si fuera eso, sólo tendría una vida medianamente corta”

 

“El día que dejamos de aprender, ése es el día en que morimos”

 

“Una de las cosas en las que estamos muy concentrados es en asegurarnos de no hablar de algún destino final o ya alcanzado. Si algo hemos aprendido, es que lo más importante para nosotros es tener una cultura que nos permita reconocer todas nuestras faltas tal como existen hoy”

 

“Bajo ninguna circunstancia somos perfectos. La pregunta es, ¿estamos en contacto con cómo vamos a aprender de nuestros errores? Ya sea en torno a qué tan inclusiva es nuestra cultura en Microsoft, cómo podemos estar obsesionados con el cliente y si los estamos ayudando a romper sus silos internos. Éstas son todas las cosas en las que todos los días tendremos que aprender más para ser relevantes el día de mañana”

 

“¿Cómo se define el éxito? La respuesta es que tienes que partir de las cosas pequeñas. Mucho antes de cuestionarme sobre nuestro éxito, debemos saber qué cosas tenemos que cambiar y realmente hacer las cosas que importan en el mercado y que sean relevantes para nuestros clientes. La convicción interna de lo que yo defino como “indicadores principales de cambio”, es lo que creo que te da valor y te da ánimo todos los días”

 

“Hay tres cosas que deben unirse para ayudar a las empresas a avanzar. Por supuesto, hay que tener nuevos conceptos y nuevas ideas. Después de todo, en última instancia, la capacidad de crear algo nuevo que es valioso es lo que te definirá como empresa a futuro. Pero para hacer algo que tenga valor en términos de un concepto nuevo, tienes que tener capacidades. Mucho antes de tener el concepto, si no tienes siquiera las habilidades de diseño, de hardware o software, independientemente de la experiencia que se requiera, simplemente no podrás llegar a crear ese nuevo concepto. Y lo más importante y la clave que te permite desarrollar esa capacidad, mucho antes de que nazca el concepto, es la cultura. Es tener esa cultura de aprendizaje y esa cultura de crecimiento; ése es el elemento más importante que toda compañía debe tener para innovar y avanzar”

 

“El PIB del mundo crecía a un ritmo de 3% anual y ahora tendremos suerte si obtenemos dos puntos de crecimiento. Eso no es nada bueno. El mayor desafío es el crecimiento equitativo. No podemos simplemente tener un crecimiento en productividad y economía, pero no un crecimiento salarial o de empleo. Éstos son desafíos reales y el cambio debe suceder en todas las regiones del mundo. Dicho eso, la tecnología y la inteligencia artificial deben estar enfocadas en cómo vamos a impulsar los resultados para tener una mejor educación o cómo reducimos los costos en la atención de la salud. Éstas son todas las áreas en las que creo que la tecnología y la inteligencia artificial pueden desempeñar un papel importante”