blog

El posicionamiento de las Islas Baleares como destino turístico, especialmente durante el periodo vacacional, le otorga una amplia experiencia en el sector turístico, convirtiéndolo en un destino por excelencia. El incremento de personas durante estos últimos años ha traído consigo cierta reticencia hacia la viabilidad y sostenibilidad del turismo balear.

Por ese motivo, el Govern Balear el año pasado aprobó la reestructuración de la Agencia de Turismo de las Illes Balears (ATB) con el propósito de orientar mejor su estrategia turística hacia una estrategia más equilibrada entre sector económico del turismo y la conservación del patrimonio natural y cultural. La entidad pasó a llamarse Agencia de Estrategia Turística de las Illes Balears (AETIB).

Si primera medida es la implantación de 2 grandes áreas de actuación: la gestión turística estratégica, para la mejora del posicionamiento internacional de Baleares, y la gestión turística sostenible, que tiene como propósito disminuir el impacto de la actividad turística

Mejor calidad de vida en Baleares

Se han llevado a cabo diferentes iniciativas encaminadas a mejorar la calidad de vida de los residentes, la protección del patrimonio natural y cultural, la capacidad de las infraestructuras y la competencia económica de una industria generadora de renta, trabajo y bienestar. Se ha apostado por productos turísticos desestacionalizadores con el fin de impulsar la temporada de invierno y equilibrar así la temporada estival.

Estos serían los 8 segmentos estratégicos turísticos (SET) que Islas Baleares apunta como primordiales y que ayudarán a generar una oferta más especializada según el tipo de experiencia y mejor distribuida a lo largo del año: MICE, Salud y Bienestar, Lujo, Gastronomía, Deporte, Turismo Activo, Ecoturismo y Cultura.

Impuesto por Turismo Sostenible

Una de las principales medidas adoptadas ha sido la implantación en 2016 del llamado Impuesto del Turismo Sostenible (ITS) que grava las estancias turísticas en las islas. Los ingresos recaudados a través del ITS, que cobran los alojamientos turísticos de las 4 islas a sus huéspedes, constituyen fondos finalistas que únicamente pueden ser utilizados para los siguientes objetivos: la protección, preservación y recuperación del medio ambiente.

Además, también se invierten en la financiación de aquellos proyectos que promocionen el turismo sostenible y de temporada baja; la recuperación y rehabilitación delpatrimonio histórico y cultural; la investigación científica acerca del cambio climático o del ámbito turístico; la mejora de la formación y la calidad de la ocupación, fomentándola en temporada baja, y la inversión y rehabilitación de viviendas destinadas a alquiler social. A través del ITS se han recaudado, desde 2016, más de 200 millones de euros y ya hay aprobados más de 150 proyectos

Better in Winter

Otra de las principales acciones llevadas a cabo por las Islas Baleares es el proyecto Better in Winter que persigue potenciar el turismo en temporada baja y, como hemos comentado anteriormente, así repartir la llegada de visitantes durante todo el año y suavizar los picos de temporada alta.

Se trata de un proyecto en el que sectores público y privado aúnan sus esfuerzos en promocionar aquellos productos y servicios con carácter desestacionalizador, como son la gastronomía, la cultura, el deporte, el lujo o el MICE, pues alargar la temporada mejora además la estabilidad laboral en las islas.

Lucha contra el cambio climático

Por otro lado, en su compromiso con el medio ambiente, destacan también otras acciones como la Ley contra el Cambio Climático y Transición Energética, aprobada hace una semana por el Parlamento de las Islas Baleares y cuyo objetivo es alcanzar unas islas libres de combustibles fósiles en 2050.

Pionera en la lucha contra el cambio climático en Europa, las medidas adoptadas pasan por fomentar el uso de energías renovables, estableciendo una línea de ayudas para la instalación de placas solares por parte de las empresas (200.000€); el cierre progresivo de las centrales contaminantes e iniciar el camino hacia una movilidad sostenible mediante la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos y la descarbonización de la circulación en las islas.

Además, en verano de 2018 se aprobó un decreto para la conservación de la Posidonia Oceánica, una planta marina endémica del mar Mediterráneo de gran importancia biológica y ecológica y que constituye el principal foco de biodiversidad marina de las Islas Baleares.