blog

Ha llegado el día donde la iluminación de escaparates y ajustes de termostatos han de ser controlados para ajustarnos al real decreto-ley un “Plan de choque de ahorro y gestión energética en climatización” que estará en vigor hasta el 23 de noviembre del 2023, pero ¿cómo afectará a las empresas de baleares?


El objetivo de este real-decreto es la reducción rápida del consumo energético en edificios administrativos, comerciales y de pública concurrencia, con el fin de cumplir con los compromisos europeos. Compromisos adquiridos por el conflicto de Ucrania. 

Aunque estas medidas no tendrán efecto en aquellos espacios que puedan justificar la no conveniencia de la aplicación del real-decreto en favor de mantener unas condiciones laborales, educativos o sanitarias. Por ello quedan excluidas: Interior de medios de transporte, centros sanitarios, gimnasios, peluquerías y centros de formación. 
Aunque los hoteles deberán acogerse a la medida en las zonas comunes, en las habitaciones no tendrá efecto por ser regulación privada.  De la misma manera habrá otros espacios donde la medida no tendrá efecto, como son las cocinas de los restaurantes o lavanderías.

Las sanciones por el incumplimiento van desde los 60.000 euros en infracciones leves, 6 millones de euros para las graves, y 100 millones para las muy graves. Aun así, no se contempla la penalización inmediata, ya que muchas empresas, sobre todo las pymes, deberán hacer un sobreesfuerzo para adecuar sus locales a estas nuevas medidas. 
Lo cierto es que las empresas deberán conseguir el equilibrio entre la ley y la obtención de la satisfacción y comodidad de los clientes que visitan sus establecimientos para que no vuelvan a caer sus ingresos.  
Estas medidas, recordemos, limitan a 27 grados el aire acondicionado en verano y a 19 grados en la calefacción en invierno en edificios públicos y espacios comerciales. Así como el apagados de las iluminaciones ornamentales de edificios públicos y escaparates a partir de las 22.00 horas. 



¿El turismo se verá afectado? 
Según el Govern estas medidas serán flexibilizadas para las empresas de baleares por la singularidad de las islas. Las empresas dedicadas al sector turístico que mantengan sus establecimientos abiertos más allá de las 22.00 horas no serán penalizadas. 
En cuanto a las sanciones el Govern es partidario de ayudar en la adaptación a las medidas y no aplicar medidas punitivas, perseguir e inspeccionar. Por ello se ha pedido a Madrid una partida de 3,1 millones de euros para poder ayudar en esta adaptación a las empresas de baleares más afectadas por estas medidas. 
También han señalado que por delante de esta medida prevalece las medidas de prevención, por lo que en espacios donde los trabajos requieran de un esfuerzo físico, como en la restauración, estas medidas no afectarán de la misma manera.