blog

Este año el crédito al consumo en España ha mostrado unos datos de crecimiento muy favorables. La cifra se sitúa en cuanto al 14%, un dato a considerar por muchos estadistas que empiezan a hablar de una situación de burbuja en el sector. 

Cabe destacar, que el volumen de préstamos ha disminuido en un 1% según el registro del mes de abril del pasado año. Eso significa que el crecimiento no se debe a un mayor volumen de préstamos concedidos específicamente por los bancos. 

Es evidente que créditos de esta clase reportan altos intereses a dichas entidades. Sin embargo, supone un alto coste en términos de capital, que se suma al esfuerzo de operar en un entorno en el que la política monetaria ultralaxa no tiene ningún viso de cambiar. Los riesgos son más altos para las firmas especializadas en financiación del consumo. Es por eso que el Banco de España ha avisado de una mayor vigilancia de este tipo de entidades mediante informes trimestrales. Esta acción intentará evitar morosidad atrás divisar un repunte de este en el actual momento de desaceleración económica. 

El crecimiento del crédito al consumo no implica un peligro para pymes y empresa, pero la supervisión es importante cara con entidades que conceden préstamos sin atenerse a las exigencias propias de una actividad. 

Gracias a estas medidas impuestas por el Banco de España este tipo de crédito evolucionará de una manera estable y sin riesgos para el conjunto económico.


Fuente: ElEconomista