blog

La digitalización se ha convertido en la prioridad de las empresas todos los sector. Sin embargo, en estos procesos innovadores suele olvidarse la consolidación cultural que necesitan dejando en segundo papel a las personas. Para el triunfo de un componente nuevo es imprescindible pensar en estos procesos desde diferentes puntos de vista a una alternativa tecnológica, guiarlo como un viaje liderado por personas cuyas capacidades pueden ampliarse gracias al uso de tecnologías, como la Inteligencia Artificial.  En este proceso, la cultura digital es una ventaja competitiva que aporta beneficios al trabajador, al que la tecnología ayuda a alcanzar sus propósitos de distinta manera a como venía siendo habitual; y por otro lado, a la empresa, que ve cómo esa productividad les hace más competitivos.

En RRHH, la digitalización implica más innovación en la gestión de las personas y el talento, además de muchas cosas que no sabes sobre la IA. Estamos experimentando una gran transformación propiciada, tanto por la dinámica cambiante de la fuerza laboral, como por la presión de nuestros directivos y de la competencia por reclutar y gestionar el mejor talento.

Recientemente, Microsoft ha llevado a cabo un estudio para ver cómo la Inteligencia Artificial impactará en el liderazgo. Una de las mayores conclusiones del estudio muestra que, a medida que la IA adquiere mayor protagonismo en una compañía, motivar e invertir en los empleados se convierte en una de las prioridades para los líderes. La IA puede considerarse como una herramienta estratégica, que permite a los directivos invertir más tiempo en inspirar y empoderar a sus empleados.

Ahora, más que nunca, los empleados en este modern workplace buscan entornos laborales que impulsen su creatividad, mejoren su productividad y satisfacción y les hagan sentirse conectados con la cultura y misión de su organización. La clave está en saber gestionar el cambio. Para que una empresa prospere en esta nueva cultura de trabajo es necesario propiciar un alineamiento de los trabajadores de la empresa con objetivos compartidos. Así, podrá atraer y retener empleados implicados, comprometidos y que contagien esta implicación fuera de la organización.

No contrates, inspira

En este cambio de estructura tan importante, el área de RRHH tiene que proporcionar los medios para que la transformación se lleve a cabo satisfactoriamente. Debeá adoptar un rol más estratégico dentro de la organización, el de gestores del cambio.

Cobra más importancia que nunca potenciar el talento digital ya que los procesos quedarán postergados a la IA, ser precursor y visionario puede despuntar tu marca del resto en un futuro próximo. Gracias a la IA además podemos impulsar la excelencia operativa creando programas de RRHH motivadores, a la vez que rentables, con este propósito.

Gracias al uso de herramientas de Inteligencia Artificial, se pueden automatizar tareas, en los procesos de reclutamiento, pues ayudan a identificar, entrevistar y contratar candidatos que reúnen las competencias que requiere cada empresa. Asimismo, son extraordinariamente útiles en la retención de los empleados o en los procesos de revisión de performance. Se trata de actividades que se realizan normalmente desde múltiples herramientas que hacen complicado extraer información consolidada de la parte más importante de las compañías: las personas.

En definitiva, la IA ayuda a que los buenos líderes estén menos ocupados y sean más humanos. Tenemos que dejar de “contratar” y comenzar a “inspirar”.

Fuente: Pulse Microsoft