blog

El Gran Debate Hotelero del Grupo Vía ha dejado muchas perlas en cuanto a lo que al futuro se refiere de la tecnología en el sector hoteleros. Hoy os traemos los datos a tener en cuenta según altos cargos de diferentes empresas hoteleras refentes en este país. 

El director general de BlueBay Hotels, Ramón Hernández, ha realizado unas declaraciones muy contundentes: “El turismo llega tarde a la transformación digital y además de una manera heterogénea. En los últimos 30 años la tecnología hotelera se ha reducido a las herramientas de gestión para generar más ingresos y reducir costes, pero ahora se centra en conocer mejor al cliente. El sector financiero y el de automoción son “los modelos a seguir en adopción tecnológica, pero el sector turístico está a años luz de esos escenarios”.

José Ángel Preciados, director general de llunion Hotels, ha decidio poner el foco en “los miles de puestos de trabajo que están eliminando en el sector bancario, y que acabarán pasándole factura, mientras que el del automóvil vive actualmente una crisis existencial tremenda con todas las marcas planteándose el futuro de la movilidad”.

Sobre el turismo, el señor Preciados opina que “la innovación está centrando el debate en todas las cadenas y en todos los departamentos, influyendo en todos los proyectos que se ponen en marcha. Pero no puede haber transformación digital que no pase por las personas y que no suponga una transformación cultural previa. Si no no tendrá éxito, a nivel empresa, sector, ciudad o país. El personal debe transformarse culturalmente para que la organización pueda hacerlo digitalmente”.

“Tenemos una oportunidad espectacular para posicionarnos directamente ante el cliente con un discurso y unos elementos diferenciales para conectar con un cliente que busca cosas distintas, y para saber qué busca necesitamos la tecnología para ofrecerle una experiencia lo más personalizada posible. Debemos crear una conexión entre personas, empleado-cliente, los elementos fundamentales en la transformación digital de la empresa que va más allá de los aparatos que implantemos y en la que debemos involucrar a todos los equipos para que tenga éxito”, asegura Preciados.

Incidiendo en lo anterior, el DG de Ilunion expresa que “es el cliente el que marca el cambio y por ello en la transformación tenemos que ponerlo en el centro. El entorno es diferente al de hace 10 años porque el cliente también lo es y los hoteleros estamos obligados a cambiar para no quedarnos fuera”.

Tecnologías de reconocimiento

Carlos Núñez, director de Marketing y Ventas de Travelodge para España, define a ese cliente como “super atomizado, la tecnología te permite ordenar los datos para obtener información y tomar decisiones al respecto, aunque no da la calidez al servicio que el cliente demanda”.

Ramón Hernández de BlueBay Hotels destaca “aplicar tecnología al conocimiento del cliente, tanto el cliente final como el interno, en el que también tenemos que pensar a la hora de implantar soluciones, y en el que distribuye nuestro producto, en nuestro caso turoperadores y agencias de viajes. Los wearables, que cuando la normativa lo apruebe nos permitirán monitorizar al cliente para conocerle mejor y ofrecerle los productos y servicios más acordes. Tiene por tanto un recorrido enorme, al igual que la voz”, se aventura a predecir Hernández.

Alfonso Castellano, CEO de Hotelatelier, ha destacado 3 retos para llevar a cabo la digitalización con “el valor justo y necesario de la presencia humana; en qué momentos del proceso aporta valor y es crítica y cuáles se pueden automatizar”.

Los 3 retos del sector turismo

Por ello ha enumerado los tres grandes retos que se le presentan a la hotelería en este ámbito:

1.- Comercialización, sobre todo en la captación de clientes.

2.- Personalización con la información obtenida del propio cliente.

3.- Mejorar su experiencia reduciendo fricciones con la eliminación de los puntos de contacto innecesarios.

Aplicable a los 3, según Castellano, “la tecnología juega un papel fundamental, con técnicas muy específicas para medir el impacto real de su aplicación”.


Fuente: Hosteltur