blog

Las empresas que tengan intereses en México deben estar al tanto de la prórroga que ha dado el SAT (Servicio de Administración Tributario) prorrogando la implantación del sistema de facturación electrónica 4.0 hasta Enero de 2023. Inicialmente se tenía previsto que entrase en vigor este mes de Julio 2022.


Según un comunicado de SAT "Se anima a los particulares y a las empresas que actualmente utilizan la nueva versión de Facturación 4.0 a que sigan utilizándola para difundir su uso. Por otro lado, se anima a los que aún no lo utilizan a que continúen el proceso de transición hasta finales de año".

¿Por qué esta prórroga? Según el propio SAT  es "Para facilitar a los contribuyentes el cumplimiento de sus obligaciones fiscales". Aunque es posible que esta prórroga venga propiciada por la preocupación y malestar de miles de personas que se presentaron en las oficias del SAT en días pasado. La saturación de peticiones y el caos generado parece haber propiciado esta moratoria. 




Eso sí, en SAT ha pedido a las empresas o empleadores que actualicen los datos con los que sus empleados están registrados en el regulador fiscal. Los empresarios están obligados a emitir las nóminas en la versión 4.0 de la factura electrónica ante el SAT. Sin embargo, el proceso sigue siendo obligatorio. Para emitir la Nómina 4.0 para empresas oficiales, los empresarios deben añadir la información actualizada de sus empleados a los documentos justificativos: Nombre o razón social, Registro Federal de Contribuyentes (la clave única de cada empleado o contribuyente con la que paga impuestos), régimen fiscal y domicilio registrado ante el SAT.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Contadores (IMCP), el pago de salarios representa entre 30 y 35% del negocio de una empresa, lo que significa pérdidas para los departamentos de contabilidad de los empleadores si no pueden certificar adecuadamente el pago de salarios de sus empleados.

La autoridad fiscal señala que no puede haber consecuencias para los trabajadores que no hayan aportado a su empresa el documento que acredite las circunstancias de la penuria. Los 47 millones de trabajadores mexicanos no podrán dejar de percibir sus salarios, ni ser despedidos o amonestados por no presentar esta prueba. "Si conoce su RFC, su código postal y su nombre, ya que está registrado, es información suficiente para entregar al patrón, quien no está obligado a pedir esta certificación, ya que el trabajador puede conservarla para sí mismo y sólo proporcionar la información necesaria para emitir la factura", dijo Raúl Zambrano Rangel, administrador general del Departamento de Servicios al Contribuyente del SAT, en entrevista con EL PAÍS antes de que se aprobara la prórroga.




fuente: El País
Imágenes: mexico.as.com
columnasdemexico.com/